Drouot

En la sala de subastas dejo todo lo que ya no necesito…. Lo ofrezco al mejor postor.

 

Aquellos poemas que le dediqué pueden servir para otro enamorado

Aquellas palabras que en la intimidad nos dijimos

Aquel libro que me regaló y que aún guarda la huella de sus manos

Aquel timbre de su voz dándome los buenos días

Las promesas que nos hicimos

El sueño de una vida juntos que nunca sucedió

El recuerdo de sus ojos mirándome

 

Hoy ya todo acabó y dejo esa parte de mi vida tras de mi.. en la sala de subastas

 

  

 

 

 

 

 

 
    
 
Barbara

   
Drouot

    

Musique: Barbara, R. Romanelli

 

Dans les paniers d’osier de la salle des ventes
Une gloire déchue des folles années trente
Avait mis aux enchères, parmi quelques brocantes
Un vieux bijou donné par quel amour d’antan
Elle était là, figée, superbe et déchirante
Ses mains qui se nouaient, se dénouaient tremblantes
Des mains belles encore, déformées, les doigts nus
Comme sont nus, parfois, les arbres en Novembre

Comme tous les matins, dans la salle des ventes
Bourdonnait une foule, fiévreuse et impatiente
Ceux qui, pour quelques sous, rachètent pour les vendre
Les trésors fabuleux d’un passé qui n’est plus

Dans ce vieux lit cassé, en bois de palissandre
Que d’ombres enlacées, ont rêvé à s’attendre
Les choses ont leurs secrets, les choses ont leurs légendes
Mais les choses nous parlent si nous savons entendre

Le marteau se leva, dans la salle des ventes
Une fois, puis deux fois, alors, dans le silence
Elle cria: "Je prends, je rachète tout ça
Ce que vous vendez là, c’est mon passé à moi"

C’était trop tard, déjà, dans la salle des ventes
Le marteau retomba sur sa voix suppliante
Elle vit s’en aller, parmi quelques brocantes
Le dernier souvenir de ses amours d’antan

Près des paniers d’osier, dans la salle des ventes
Une femme pleurait ses folles années trente
Et revoyait soudain défiler son passé
Défiler son passé, défiler son passé

Car venait de surgir, du fond de sa mémoire
Du fond de sa mémoire, un visage oublié
Une image chérie, du fond de sa mémoire
Son seul amour de femme, son seul amour de femme

Hagarde, elle sortit de la salle des ventes
Froissant quelques billets, dedans ses main tremblantes
Froissant quelques billets, du bout de ses doigts nus
Quelques billets froissés, pour un passé perdu

Hagarde, elle sortit de la salle des ventes
Je la vis s’éloigner, courbée et déchirante
De ses amours d’antan, rien ne lui restait plus
Pas même ce souvenir, aujourd’hui disparu…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Drouot

  1. NORHA E. dijo:

    Buen lugar para dejar todo aquello que ya no nos sirve Pedro! muy buen lugar, como bien dices quiza para alguien sean utiles todas esas cosas…
     
    Un abrazo!

  2. A dijo:

     
    Si los recuerdos materiales hacen pupita, yo prefiero el cubo de basura.
    El libro al contenedor de papel.
    Y las palabras regaladas y recogidas….
    Esas, dónde se tiran? Dónde se van? Qué se hace con ellas?
    Creo que reciclarlas, porque las mismas palabras se vuelven siempre a
    querer nombrar, y se vuelven siempre a querer escuchar…
    Y aunque hayan sido dichas y escuchadas miles de veces, siempre son
    nuevas cuando las decimos de nuevo.
    Las palabras dichas y escuchadas son ecológicas!!!
    Se reciclan solas!!!  😀
     
    Ay, que se me va la olla! xDD!
     
     
    Besitos!
     
     
    Äfrica
     
    P.D. Lo hice todo bien con la música…….seré gafe?
     

  3. albalu dijo:

    Tirar todo es lo mejor, cada quien merece remozado nuestro sentir…
    Un besito nuevito: de hoy .

  4. Ascension dijo:

    Hola me gusta tu perfil por casualidad he pasado, es bonito el poema, pero yo jamas subastaria nada de mi vida, es del que la vive con su cosa buenas y sus cosas malas.
    saludos sensi

  5. Unknown dijo:

    Las cosas se rompen..
    Sin querer se rompen.
    ¿Donde van los trozos?
    ¿Quién los recoge?..
    Duele abandonar el pedazo de alma un día ofreciste y regalaste.
    Duele tener que admitir que a veces las promesas no se cumplen
    ni aunque crucemos los dedos…El pasado pasa a veces
    ante nosotros ..desfilando…
    No existe pasado perdido..¿O si??
    Un beso
    Leni
     

  6. ANTONIA dijo:

    Yo no subasto nada, lo que he tenido que dejar atrás en mi vida se ha quedado ahí en el desván, donde me refugio los días de lluvia para recordar y buscar el por que de todo  sea bueno o malo. Puedo ser muy obsesiva con mi absurda idea de justificarlo todo, incluso lo que fue y se tubo que acabar. Al final una vida es como un rompecabezas, no podemos regalar, dar y mucho menos subastar piezas, nunca la podríamos montar y poderla al menos contar. Es muy lindo tu poema y al final solo son sentimientos que vienen y van, gracias por aguantarme. Besos Antoñi  

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s