Solo tú

“Sáquese de los bolsillos todo lo que tenga” me dijo el funcionario de mirada hosca y severa, a lo cual obedecí sin rechistar. Luego me introdujeron en un pequeño cuarto , que tenía una ducha separada por una cortina. Me hicieron desnudar y mostrarle mi cuerpo lo que me produjo cierto sonrojo y a continuación me duché.
Al salir me encontré con mi nueva ropa per rectamente doblada y planchada: camiseta y calzoncillos blancos, pantalón, blusa y jersey gris y botas negras atadas por velcros.
No había acabado de vestirme cuando una voz me conminó a salir de allí. Me condujeron por largos corredores, llenos de puertas con un ventanuco pequeño en la parte de arriba hasta que abrieron una de ellas y me dejaron allí, dándome un juego de sábanas.
La habitación era pequeña, pese a lo cual estaba bien aprovechada: una cama en un lateral y en el extremo opuesto una mesita con silla. En un rincón el aseo y el lavabo.
Hice rápidamente la cama y comencé de nuevo a darle mil vueltas al por que me había llegado a esta situación…
Yo un brillante ingeniero, había entrado en una pequeña empresa de joyería , especializada en tallado de diamantes en mi Córdoba natal donde la orfebrería de la plata es una tradición pero no había tradición respecto a los diamantes. Me encargaron de buscar, adaptar e instalar un programa informático global para la empresa, que cubriese todos los aspectos de la misma: ventas, facturación, nóminas, compras, etc. Lo que en la jerga de mi profesión se llama un “ERP”. Yo joven inexperto pero con muchas ganas, realicé un trabajo impecable y en 6 meses tenia el sistema instalado y funcionando. Al consejero delegado le gusto tanto que me aceptó en plantilla con un contrato indefinido. No ganaba mucho en Cordobdiamonds, que así se llamaba la empresa, pero me gustaba lo que hacía.
La empresa fue creciendo y a la par el sistema que diseñé yo también lo hacía. Instalé un portal Internet para hacer comercio electrónico y que cualquiera pudiera comprar nuestros diamantes sin necesidad de acudir a la fábrica y posteriormente algo llamado e-procurement como plataforma logística (almacén y compras) mediante Internet.
Todo esto agilizó una empresa que compraba y vendía mas en el plano internacional que en el nacional. Comprábamos los diamantes brutos principalmente en Holanda y vendíamos sobre todo a los EE.UU., Inglaterra y Francia.
Creció nuestra empresa y abrió delegaciones en Nueva York, Londres y Paris, lo que me obligó a implementar una red de comunicaciones internacional.
Fui escalando peldaños en la empresa y mi puesto de Director de Sistemas de Información Reportaba directamente la consejero delegado.

Aquel verano , como en todos los directivos nos íbamos de vacaciones y teníamos pues que sustituirnos los unos al os otros. Ese mes de agosto se presuponía muy tranquilo por lo que el consejero Delgado decidió que toda la junta directiva menos yo se iría de vacaciones: El director de Producción, el Económico-Financiero, el de Marketing y el de Ventas. Yo pasaría a ser el Consejero en funciones y director de las divisiones en ausencia de todo el grupo directivo.
La seguridad era extrema en la fábrica por lo que como acostumbrábamos, nos reunimos en la sala acorazada situada en el sótano -3 , abriendo el consejero delegado la caja fuerte. Contamos los paquetes de diamantes en bruto y analizamos su contenido Todo coincidía con lo inventariado por lo que firmamos todos los presentes dado acta del material existente: 18 paquetes de diamantes en bruto cada uno de un peso aproximado de 100 gramos. El inventario describía con minuciosidad el contenido de cada paquete. Estos eran de material plástico transparente y estaba sellados y lacrados.
A continuación todo el mundo abandonó la sala a excepción del consejero delgado y yo. Este me reveló la calve de la caja fuerte y también abandonó la sala.
Estando yo solo, comprobé en el Terminal la contraseña verificando que era la correcta, procediendo a cambiarla y anotar dicha clave en mi agenda electrónica de bolsillo. Esta agenda permanecería siempre en el bolsillo izquierdo de mi camisa, de la que solo momentáneamente saldría para asearme.
Aquel mes de agosto todo fue pura rutina. Estaba atareado al sustituir a tanta gente pero no hubo muchos problemas. Entré un total de 6 veces en la cámara acorazada, para coger 6 paquetes de diamantes en bruto que fueron tallados ese mes. Quedaban pues 12 paquetes en la cámara , porque no se registro ninguna nueva entrada. En agosto todos los mayoristas de Ámsterdam tenían cerradas sus oficinas.
Acabó agosto y volvieron mi jefe y los otros directores. Fuimos a la cámara acorazada a repetir el ritual por lo que yo entregaba la custodia de aquella al consejero delegado. Revisamos el inventario en el que había reflejado las salidas del material de ese mes. Luego introduje la clave en el terminal y abrí la cámara. Un extraño olor llegó a mi nariz como de ajos.”Será por estar cerrado”, pensé.
Procedimos a contar los paquetes y efectivamente había 1230, pero con una particularidad: el paquete número 3 estaba vacío, teniendo un desgarro lateral.
Me pidieron explicaciones y no supe contestar salvo que no sabia que había ocurrido. Mi empresa puso el caso en manos de la policía
El caso se puso en manos de la policía que investigó mis cuentas corrientes. No encontraron nada, anormal, pero un registro en mi casa dio en manos de ellos con una pequeña agenda en la que estaba escrito “BBVA” y un número La policía económica descubrió que era el número de una cuenta corriente que tenía en el BBVA de las Islas Jersey, y donde se había registrado el ingreso de un millón de euros a finales de agosto.
Esa cuenta la tenia porque la empresa me pagaba parte del salario en dinero negro.
Lo demás vino rápido: Mi imputación por el juez instructor del caso y mi ingreso en prisión preventiva sin fianza, a la espera del juicio.
Pasaron 6 meses en los cuales me hice a la vida en la cárcel y su horario de rutina. No me costó trabajo, tampoco me costó acostumbrarme a la perdida de la libertad. Lo peor para mi fue sentirme tan solo porque mis compañeros de trabajo y mis amigos me dieron la espalda.
Y llegó el día del juicio una vez instruido el caso.
Me habían asignado una jueza de la que nadie tenía referencias porque era de la última promoción.
En la vista previa pude conocerla. Era alta. delgada, de porte elegante, ojos verdes increíblemente bellos que se me clavaban como puñales y adiviné que su sonrisa sería encantadora a pesar de su aspecto grave como las circunstancias aconsejaban.

Me citó por mi nombre mirándome a los ojos y noté una extraña sensación. No creo que fuese el momento adecuado para que me interesase una mujer pero no lo podía evitar. La miré con ojos como platos mas recreándome con el verde de sus ojos que prestándole atención a lo que decía. Y desee zambullirme en esos ojos navegar dentro de ellos porque el paraíso tenía que tener ese color y ese brillo.
Día 1:Con majestuosidad, la jueza Maria del Carmen Frutos, que así se llamaba, mandó al Secretario leer el sumario del caso. Entonces un señor bajo, gordito y calvo comenzó a relatar los hechos. La verdad es que el juez instructor se había ido por lo fácil y prácticamente me estaba condenado ya. Cosas como evidencias, pruebas irrefutables, claros indicios y otras palabras análogas eran las que iba desgranando el señor secretario. Tuve la intención de gritar y declararme inocente pero me callé advertido por mi abogado defensor de que eso iría en mi contra. Apreté los puños y permanecí en silencio. Unas cosa que me chocó fue decir oírle decir mi nombre, edad, profesión, etc…
Y así acabo el primer día de juicio. Solo notar que cuando la jueza se levantó y se fue antes de atravesar la puerta de la sala , sep aró y me miró disimuladamente o eso quise creer yo fascinado por aquellos ojos verdes.
Día 2: Esta vez observé cambios en la jueza. Iba con una toga nueva, de seda y tenía el pelo brillante, tanto que desprendía iridiscencias por le brillo de las luces de la sala. También observé un ligerísimo maquillaje en su rostro y los dedos de sus manos cubiertos de anillos. En la mano derecha llevaba una pulsera de oro y plata y en las orejas unos pendientes en forma de pequeños cisnes también en oro y plata. Iba calzada con unos zapatos de tacón alto de color negro. Su porte juvenil, su belleza y su semblante tranquilo y sereno producían un gran contraste entre el vetusto salón lleno de antiguas pinturas de viejísimos jueces, y del personal judicial de la sala y abogados de las distintas partes, todos, serios, graves, con cara de antipáticos y feísimos. Me parecía otro mundo pues yo estaba acostumbrado a mi despacho de diseño vanguardista con mi ordenador de ultima generación y mi teléfono IP el último grito en sistemas de voz. Esta vez el fiscal leyó su acusación, argumentándola en términos parecidos a los del juez pero abundando en la falta de confianza o “traición” que yo había cometido con mi empresa. Al final pedía 15 años debido, según decía a mi “falta de antecedentes penales”. Luego vino el turno de la acusación particular, mi propia ex empresa, que además me hacia culpable de una supuesta venta de información a la competencia basando esto en algunas dificultades para competir que habíamos tenido últimamente. Y pensé que un poco mas y me declaran culpable de la segunda guerra mundial!!!!.
Día 3: La jueza venia hoy con el pelo recogido en un precioso moño del que se desprendía algún mechón rebelde que la hacía encantadora. Puestos a condenarme que lo haga esta mujer tan bella. Le tocó el turno a mi abogado defensor que hizo mil filigranas para declararme inocente pero que no encontró ningún argumento de peso salvo repetir incesantemente que nunca había cometido ningún delito ni había tenido ninguna sospecha de los directivos de mi empresa.
Día 4: Como era fin de semana no hubo vistas y me dediqué a descansar y a reflexionar. No vi ningún resquicio por donde salir bien librado de aquello. Le di mil vueltas a la cabeza, ¿cómo se pudieron robar los diamantes si solo yo tenia la clave?, ¿cómo pudieron salir esos diamantes de la fábrica?, ¿quién me ingresó el medio millón de euros con el evidente fin de hacerme culpable?. Estaba claro que oy era un valor importante en la empresa y que cualquiera de los otros directivos se alegraría de que me eliminasen para así no entrar en competencia conmigo. Esto ocurre en todas las empresas. Pero maquinar un plan que me llevase a la cárcel no serían capaces de hacerlo. Tenia que existir otra justificación.
Día 6: ¿Y por que no ha podido hacerlo alguien con ánimo de lucro?. Roba los, diamantes, ingresa una cantidad de dinero en mi cuenta corriente para inculparme y que no se fijen en el. Tenía lógica el asunto pero había primero que averiguar quien era ese personaje y segundo como robó los diamantes. En le primer caso todas mis sospechas me encaminaban hacia mi consejero delgado y en el segundo no sabia como pudo hacerse con los diamantes. Ese era el quid de la cuestión.
Día 7: Antes de empezar la vista comenté con mi abogado mis sospechas. Este me dijo que la clave del asunto estaría en probar como se habían podido volatilizar, esa palabra usó, el contenido de un saquito de diamantes. Por lo demás Apreció la jueza como siempre deslumbrante, mostrando su autoridad y se reanudó el juicio. Me interrogó el fiscal y el abogado de mi ex empresa. Me pusieron verde y trataron de buscarme contradicciones. Nada consiguieron porque el que no miente difícilmente se contradice. Pero consiguiendo su propósito y fue el que yo en nada pude probar mi inocencia. Este día aprendí a hablar con los ojos. Miraba a la jueza y le transmitía mis pensamientos. Y creo que ella los entendía o…me estaba volviendo loco. Hubo un momento que le dije con el pensamiento “te quiero mi jueza” y ella enrojeció levemente..¿o fue una ilusión?. Solo a mi se me ocurre a las puertas de una condena de 15 años, enamorarme de quien va a dictar la sentencia que me arruinaría la vida.
Día 8: No pude dormir en toda la noche dándole vueltas a todo este embrollo. De repente vino a mi mente una frase de mi abogado defensor: “que la clave del asunto estaría en probar como se habían podido volatiliza, el contenido de un saquito de diamantes”.Y entonces un rayo de luz cruzó por mi mente. Fui a mi agenda y localicé el teléfono de mi amigo Antonio, y luego de discutir con los policías pude telefonearle: “Ven” le dije, “tengo algo importantísimo que comentarte”. Le comenté mi sospecha a mi amigo Antonio, de que si hubiese sido posible que alguien hubiese sustituido los diamantes por unos falsos hechos con algún material volátil de manera que desapareciesen en pocas horas o días. ¿Olía a huevos podridos al abrir la puerta de la cámara? Fue la pregunta de mi amigo. Temblando le dije que a mi me parecía a ajos descompuestos. Déjame que lo estudie y mañana te contesto y sin mas se marchó.
Día 9: Tengo vómitos y el médico de la prisión ha venido a verme. El juicio se suspende hasta que me reponga. Tanta tensión acumulada está minando mi salud. Llamo a Antonio y se excusa, vendrá mañana a verme.
Día 8: Me encuentro mucho mejor de salud. Por fin viene a verme Antonio con una sonrisa de oreja a oreja. Sin ni siquiera decirme buenos díos me dijo:¿conoces un material llamado elastek?. No fue mi respuesta. Pues atento dijo: Es un componente sintético, una anilina, ya sabes un compuesto cuyo “esqueleto “ es un hexágono con un radical carbono C en cada vértice. Creo recordar algo respondí. Pues bien existe una anilina, prosiguió que es inestable por tener radicales SH cuando la temperatura sobrepasa los 30 grados. Una vez creada mediante reacciones químicas a partir de otra de ellas, tiene una vida media de 3 días descomponiéndose en anhídrido sulfhídrico SH2, metano CH4 y anhídrido carbónico CO2. Y una cosa mas, esta anilina es incolora. Una vez que encerraste los diamantes en la cámara, estos sufrieron un ambiente caluroso porque dentro de ella no hay aire acondicionado y era verano. Entonces los falsos diamantes se transformaron en gas lo que hizo que la bolsa se hinchara hasta estallar. Y luego al abrir la puerta notaste ese dolor desagradable del gas. Pediremos a la policía científica que analice la bolsa y la cámara para encontrar estos del gas Quien pudo sustituir los diamantes los verdaderos por los falsos?. Evidente el que tenia en ese momento la clave de la cámara: ¡el consejero Delgado de Cordobdiamonds!.
Día9: Le transfiero toda esta información a mi abogado defensor y este pide una entrevista con la jueza a la que cuenta las sospechas. Está ordena a la policía científica realizar una investigación que da como resultado el encontrar restos de la anilina en la bolsa y gases en la cámara.
Día 10: La policía consigue una orden de registro y entra le el chalet del Consejero Delegado. Hallan escondidos parte de los diamantes. No tarda en confesarse culpable.
Día 11: Me recibe la jueza leyéndome un escrito donde se me declara no imputado en la causa y se me libera de inmediato sin cargos. Se me recuerda el derecho que me asiste a pedir una indemnización al Estado por daños y perjuicios. La jueza me mira con sus bellos ojos verdes, mis ojos se humedecen y estoy a punto de hacer una barbaridad porque me entran ganas de abrazarla. Le digo que no la olvidaré jamás. Me despido de ella dándole la mano. Es la primera vez que mi piel y la suya entran en contacto.
Día 12: Espero a la jueza a la salida del juzgado. Por fin sale. Está bellísima con sus vaqueros Levis 501 y su camiseta de algodón. La saludo y ella se sorprende al verme. La invito a un café y ella acepta pero “no como jueza”. Estoy encantado. Me siento frente a ella y la miro a sus ojos verdes. Siempre supe que eras inocente, tu manera de mirar me lo hacía adivinar. Siempre supe que eras una chica a la que valía la pena conocer, respondí, permíteme que lo haga. Te invito a un paseo y luego a cenar. Paseamos por el parque y en un momento le dije: ¿se puede besar a las juezas?. Y ella me respondió: no, sería desacato, pero a Maria del Carmen quizás, si es que ella quiere. Y así fue como besé a una jueza….por primera vez, luego vinieron muchos mas besos.
Solo tú has podido juzgarme mi bella Maria del Carmen y mi dulce condena será amarte de por vida. Seré prisionero de tu corazón.
FIN

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Solo tú

  1. Eva dijo:

    afortunados los dos por vivir tan hermosa historia,
    espero eterna…
    besos.

  2. Unknown dijo:

    Acabo de ver una película en un horário algo atípico.
    Y con finál elíz..de las que a mi me gustan.
    Desde luego Pedro,me sorprendes…
    Podrías ser hasta guionista.
    El verde¡¡¡ hay el verde¡¡…
    Supongo que será ficticio..pero es que contigo no se sabe.
    ¿A que está basado en hechos reales?..jajaja
    ¿Donde radica la fuerza de la história?,¿lo que querias contar?
    ¡En el robo de diamantes?(Muy bién pensado por cierto..)
    ¿o en la jueza y lo que supuso para el protagonista?
    Supongo que en ambas…
    Muy buena entrada
    beso
    leni

  3. Pedro dijo:

    Esta historia la escribí hace mucho.
    Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
    La próxima será una historia de amor de dos amebas…si, habéiss leído bien, amebas. Jejejejeje.
    Estoy como una cabra, Leni, ¿no te habías dado cuenta?.

  4. Normis dijo:

     Nada mejor en la vida que las historias de amor , siempre valen la pena !!! hermoso espacio ,  muy profunda tu entrada , me gustan estos espacios que tienen tanto para compartir , te mando un fuerte abrazo desde Argentina y ojala podamos estar comunicados !!!
                     Normis

  5. JImena dijo:

    !Qué bonita historia!
    Me has enganchado desde el principio…
    pero no me esperaba este fantástico final.
    !!Qué agradable ha sido leerte!!
     
    Un besote

  6. anagedom dijo:

    Hola!
     
    He llegado..desde el space de Masculino Plural y….menudo suerte encontrarte!, encantada de leerte
     
     
    Graciñas
     

  7. ANTONIA dijo:

    Has creado aquí un estupendo relato, que tiene para todos los gustos, a mi personalmente me ha enganchado ese tras fondo de genialidad minuciosa de fijarse en el detalle, muy típico de las novelas   de Agatha Christie, más concretamente las de su personaje Hércules Poirot y como no mi favorito Sherlock Holmes. Por otro lado el protagonista ejerce muy bien su papel de galán, que aún en situaciones límite se enamora y enamora, ¡Jesús, que tonto y ciego y a la vez que formidable es el amor! …,
    Me ha gustado tu comentario de hoy en mi blog, por fin consigo que me dejes una opinión algo más extensa, gracias Pedro, un beso Antoñi

  8. Pedro dijo:

    Todas las historias tienen algo de quien las crea aunque en muchos casos ese algo sea mínimo y nada relevante.
    Quede claro que jamás he estado un un juicio como no sea de especialista nombrado por una de las partes, o sea cobrando por hacer un informe y que desde luego nunca se me ocurriría besar a una jueza porque acabaría a la sombra.
    Bien Leni, cambiaré de tono de ojos en mi próxima historia que van a ser color miel, ¡hala!.
    Besos a todas y muchos además

  9. Mimi dijo:

    Gracias por las sonrisas

  10. BRUSHI dijo:

    wow! que historia, me engancha desde las primeras líneas, y en verdad como cide Antoñi, que tonto y que maravilloso puede llegar a ser el amor a la misma vez, yo siempre he pensado que el amor tiene dos caras, como una moneda, siempre por muy bonito que sea y muy feliz que te haga, siempre, tiene su parte ingrata, la cara de la duda, del sufrir un poquillo, de ratos de ansiedad, bien sea porque amas mucho y tienes miedo a perder, o porque te aman mucho y tienes miedo a no corresponder…en fin, que me estoy liando en divagaciones..!!..jajaja, que me ha encantao la historia, y que he estado una temporada fuera de estos mundos cibernéticos, pero ya estoy por aqui, que me encanta leeros.
    un beso.

  11. ----- dijo:

    Eso es cierto, lo juro, fue tal como lo cuentas. Lo que pasa es que me has idealizado mucho: yo soy un poco más bajita.
    Pero gracia, gracias.
     
    Fdo.:
    La jueza guapísima.

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s