El viaducto

 

Jorge acababa de llegar al viaducto, ese puente justo al lado del Palacio Real. Siempre iba allí cuando tenia que reflexionar. De la calle Pintor Rosales, donde vivía, hasta allí le consumía unos 30 minutos yendo despacio. Era un 23 de Diciembre y hacia mucho frío en Madrid. Iba Jorge elegantemente vestido, como siempre. Siempre fue aficionado al lujo y siempre fue un hombre elegante que le sacaba provecho a la ropa sintiéndose o que realzaba su estatura de 1,80 y su complexión fuerte. Siempre gustó a las mujeres pese a no ser excesivamente guapo.
Se asomó a la baranda del puente y miró abajo a los coches que pasaban.
De pronto miró hacia su derecha a vivó a otra persona a solo dos metros suyos, en la misma posición. Era Mónica.
Mónica era una chica menuda de estatura mas bien baja, de ojos negros muy vivaces, pelo muy largo y también muy negro, de senos hermosos y con una sonrisa encantadora a tenor por la que dirigió a Jorge cuando este la miró.
Mónica sacó su pitillera y ofreció a Jorge un cigarro. Este sorprendido declinó la oferta. Hacia 18 meses 5 días y 3 horas que había dejado de fumar y no deseaba recaer, pero le dio las gracias.
Jorge empezó entonces a recordar el por que estaba es noche allí solo. Repasó su vida. La de ese joven abogado que trabajaba en le despacho familiar de Coronado y Gómez Asociados y que pronto empezó a tener numeroso éxitos profesionales. Recordó también como y sin saber exactamente el por que, se casó con aquella hija de unos del os socios, formando un matrimonio políticamente correcto y de cómo vinieron al mundo sus tres hijos. Y recordó como después de algunos años, se sintió de repente vacío. Su gran crisis, el alargar las horas de trabajo para llegar a casa para cenar y acostarse, el tormento de soportar todo un fin de semana en casa, las cenas protocolarias con amigos y familiares, el amor fingido de pareja ideal, y últimamente las lágrimas que afloraban a sus mejillas cuando se encontraba tremendamente solo y se encerraba a darse un baño muy largo, pretextando estar estresado.
Esta misma noche Jorge había tenido una fuerte discusión y se había ido de casa. Cierto que la discusión fue por una tontería pero era solo una manera de explotar. Estaba desesperado, al limite de la crispación. No valía la pena vivir mas así, pensaba.
De repente notó que Mónica lo estaba mirando con esos profundos ojos negros y Jorge se ruborizó. Era mucho mas joven, pero en su mirada se adivinaba una inteligencia natural y una manera muy natural de comunicarse. Es bella, pensó.
Así que no fumas dijo ella. Lo dejé hace un tiempo, porque no quiero tener problemas de salud en el futuro, le respondió.
Haces bien dijo, no es bueno tener enfermedades ni físicas ni psíquicas. Estas últimas son aun peores apostilló.
Llevas razón, y no sabes cuanta porque los males del alma son aun mas terribles de curar que los del cuerpo. Mi alma está enferma. Le espetó sin pensarlo. Por cierto mi nombre es Jorge.
El mío es Mónica y es un placer conocerte, por cierto no nos conocemos?
No creo respondió.
Me gustaría que me contases tu enfermedad, dijo Mónica, dicen los expertos que hablar alivias los dolores del alma.
Jorge asintió y relato su historia.
Y relató como el éxito social y profesional no lo habían hecho feliz, contó como vivía ahogándose, como la vida era una pesada losa para el, como le faltaba tanto el cariño de otra persona.
Mónica lo escuchaba con sus ojos negros clavados en el, sin pestañear y sin decir una palabra , pero con la máxima atención.
Al acabar le dijo. Ve a tu casa porque estoy segura que algo ha cambiado ya en ti y que pronto encontrarás el camino que llevas buscando hace años.
Jorge le dio las gracias y se fue caminando. Pasó por la Almudena, el Palacio de Oriente, la calle Bailén,,,,, su cabeza era un hervidero de ideas y,,legando junto al templo de Debod esbozó una sonrisa de esperanza. Si lo había decidido. Emprendería una nueva vida solo. Le daba igual lo que dijeran los demás. Ya no quería convencionalismos sociales. Solo deseaba ser feliz…
Mientras tanto Mónica en la soledad de la noche reflexionaba. Por fin había podido hablar con el. Aquel abogado tan guapo y tan serio del despacho. Aquel al que siempre le limpiaba le despacho, en donde besaba su teléfono procurando que nadie la viera. Nunca se fijó en ella, una pobre limpiadora, pero esta vez…¿la reconocería el próximo día 26 por la tarde cuando como siempre ,ella a las 19 horas apareciera para limpiar?.
Por fin la había mirado, se había fijado en ella, ¿la reconocería dentro de dos días?.
Ella no disponía de nada, se crió con su tía y nunca conoció a sus padres, vivía sola, pasando estrecheces económicas. Pero Mónica siempre fue feliz, feliz a pesar de en su modestia , porque siempre alimentó con amor su corazón. Y esta noche le iba a estallar de gozo. Y si pasado mañana Jorge no la reconociese, estaba dispuesta a abordarle, a hablar con el y a decirle “tu eres el hombre de mi vida y no te me vas a escapar”. A lo mejor la tomaba por loca pero nunca habría hecho ella algo mas sensato. Pelearía por ell porqiue ni la diferencia de edad ni de posició n social le importaba. Quería dedicar toda su vida a amarlo.
……………………………..
……………………………..
Jorge llegó al portal de su casa en la calle Pintor Rosales. Buscó las llaves en su bolsillo para abrir la puerta y de pronto algo se encendió en su cerebro. Recordó los ojos negros y la sonrisa de aquella chica y de pronto su corazón comenzó a latir con rapidez.
Guardó las llaves de nuevo en el bolsillo y comenzó a correr desesperadamente, Debod, Bailén, Plaza de Oriente…. Tenía que volver, tenía que ver de nuevo a aquella chica, quedar con ella otro día. De pronto apareció ante su vista el viaducto y una figura pequeña e inmóvil estaba junto a la baranda..
Deseaba abrazarla aunque le llamasen loco… pero ya lo había decidido..iba a ser feliz el reto de su vida.
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El viaducto

  1. Ana dijo:

    Pues eso, que la felicidad y el amor llegan cuando menos se lo espera uno. No hay nada como tener el corazón abierto a quien sea, sin importarnos su condición social o religión. En fin, que me ha gustado mucho tu relato. Ana

  2. ANTONIA dijo:

    Siempre me han gustado las tiernas y también apasionadas historias de amor, es el producto de ser una soñadora, esta historia que tú has creado me ha gustado mucho, gracias por crearla y por colgarla en tu blog y que podamos leerla. Es cierto su mensaje puedes tener todo el éxito del mundo, si no tienes amor no tienes nada, tu vida es vacía…. Un beso Antoñi

  3. Normis dijo:

     Hermosa historia  y tenemos que estar siempre preparados para disfrutar y luchar por el amor que al fin y al cabo es el motor que mueve al mundo , nos has hecho soñar a todos "  un fuerte abrazo gracias por compartirla …
    Normis

  4. JImena dijo:

    Hay!!
    Qué cuento tan bonito…
    pero yo ya no creo en esas cosas.
    Aunque sí lo viví, viví el cuento que toda mujer quisiera
    poder vivir almenos una vez en su vida.
    Si se me volviera a repetir no me lo podría creer jeje
    sería demasiada suerte vivir dos veces cuando hay quien
    se muere sin haberlo vivido nunca.
     
    Sigue ilusionando con tus cuentos,
    que no falte la ilusion.
     
    Un abrazo.
     
    Pd. Hoy parece que tengo el dia nublado, ainsss

  5. sandra dijo:

    Vengo del blog de Manuela y paso a conocer el tuyo, Felicitaciones por tu premio. Bello relato, me encantó leerte. Desde Argentina te envio un abrazo.

  6. A dijo:

     
    Es que la felicidad no está en las cosas.
    La felicidad sólo la da la paz de espíritu, el amor, la aceptación de
    uno mismo siendo lo que desea ser…
    Tú lo sabes.
    Jorge es un tipo con suerte porque lo ha descubierto a tiempo.
    Hay gente que jamás entenderá eso.
     
    Por fin de vuelta de mi destierro involuntario por culpa de problemas
    técnicos!
    Estar sin internet también me ha hecho pensar en mi y en cosas en las
    que necesitaba pensar.
    Nos veremos a menudo, como siempre, si?
     
    De momento, esto es tod, esto es tod, esto es todo amigo!😉
     
    SV
     

  7. Estrella dijo:

    Cuando alcanzó la figura apoyada en la baranda se encontró con una muñeca hinchable y una nota sujeta con fixo que decía: "Te estuve esperando y llegaste tarde. Esta tarde presenté mi dimisión. No aguantaba ser invisible. Espero nos volvamos a encontrar". La nota estaba escrita en una tarjeta con un número incluido. Cuando él marcó el número salió la voz de la operadora diciendo "El teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura…"

  8. Unknown dijo:

    ¿Encontró la felicidád?
    beso

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s