L’amour est un bouquet de violettes

 

Cuando se conocieron cada uno llevaba su bagaje de amoríos mas o menos felices.

Los comienzos, como todos, fueron bonitos, un noviazgo convencional, la boda  y el nacimiento de los dos hijos. Pasó el tiempo, los niños crecían y económicamente su situación se fue volviendo estable. Luego empezaron las primeras discusiones, los desencuentros y, poco a poco, el alejamiento el uno del otro. El amor de otros tiempos fue sustituido por una amistad que les llevaba a compartir casa, hijos y asistencia a determinados actos sociales.

Luego pactaron un día a la semana libre para cada uno. Y ahí empezó el sin fin de amoríos extraconyugales de cada uno. Al principio de manera discreta pero mas tarde ya sin ningún disimulo.

Aquellos días de plomo fuero terribles para los dos porque ambos evitaban juntarse y los fines de semana les suponían un terrible suplicio. Tras muchas dudas decidieron separarse y fue él el que se marchó de casa.

Y la tan ansiada paz nunca llegó sino una gran soledad. Y la libertad que ahora gozaban no les eliminó el dolor hartos ya de aventuras de unas horas.

Una noche de viernes, estando Con unas amigas, ella saludó a un viejo conocido. Comenzaron a hablar y poco a poco la conversación se tornó animada. Sus amigas entre guiños cómplices y alguna que otra frase pícara le dijeron adiós dejándola sola con aquel chico.

A ese día le siguieron otros, de forma espaciada, sin prisas, pero cada vez que se veían la alegría se le notaba en sus rostros. Y una noche, como adolescentes, hicieron el amor en el coche con el temor y el morbo de ser descubiertos.

La relación siguió siendo intensa, el la llamaba casi a diario y a veces ella recibía un ramo de violetas y una tarjeta.

Todo el pueblo cotilleaba sobre esta relación y, cuando la gente los veía juntos sonreían sin malicia y con mucha complicidad.

Porque nadie pudo pensar que después de separarse, ella y él, ex mujer y ex marido, volvieran a salir y a enamorarse. Porque habían decididos no “re-casarse”, vivir separados y ser una pareja de novios eterna.

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a L’amour est un bouquet de violettes

  1. ANTONIA dijo:

    Un ramito de violetas y violetas imperiales, Cecilia y Luis Mariano, dos tema preciosos…. Es complicado mantener viva la llama del amor, la monotonía, los desencuentros, demasiada gente que invade la intimidad de la pareja… yo pienso que mandar un ramito de violetas cada primavera de forma anónima es un error, las cosas hay que hablarlas… es bonito descubrir que el amor existe en aquello que se acabo, quizá ahí que saberlo antes, lastima de tiempo perdido…Besos Antoñi    

  2. Estrella dijo:

    vivan los novios eternos!!!! Cada uno en su casa y dios en la de todos sí señor. Y nos vemos los fines de semana y fiestas de guardar. No hay efectos contrarios por la contínua convivencia, no hay discusiones y sí muchas ganas de verse y de disfrutarse. Es el estado ideal de la pareja, no pierdes tu espacio pero compartes. Qué sensación tan estupenda la de volver cansad@ del trabajo y no tener que seguir con la sonrisa puesta para no herir susceptibilidades, poder tirar los zapatos al aire y andar descalzo y hacer lo que quieras sin tener que forzar una conversación para que el otro no se sienta abandonad@ cuando no se tienen ganas de hablar. Y podría seguir hasta el infinito y más allá.

  3. JImena dijo:

    Yo creo que segundas partes nunca fuerón buenas…..jeje lo siento.
     
    En fín, el amour nunca se sabe donde puede estar, pero yo lo tengo
    muy claro que no está donde un día se acabó.
    Creo que en tu historia lo que motiva a los amantes es que no conviven,
    osea, el estar cada uno en una vida distinta y juntarse solo para los
    buenos momentos y por lo visto son muy liberales encuanto a tener rollos
    incluso consentidos cuando estaban casados….eso no es una relación verdadera,
    cuando dos se enamoran estan a las crudas y a las maduras, sin perderse
    el respeto.
     
    Pero, cada cual que haga lo crea conveniente.
    UN BESOTE
     

  4. Destinalia dijo:

    Eso suele pasar muy a menudo y es que a veces la rutina se apodera de uno de tal forma que no hay lugar para lo nuevo y lo que unión en un momento dado de nuestra vida.Sólo hay que saber darle el rumbo adecuado en elmomento preciso, para que la chispa de la vida vuelva a saltar, o si no pedir una Coca Cola, ¡que dicen que tiene el mismo efecto¡Besos Pedro y gracias por regalarnos estas historias que nos hacen reflexionar, en voz alta y para nuestros adentros.

  5. Fernanda dijo:

    Hola cielo!!! Se como dice tu entrada que el amor cambia con los años, sobre todo cuando los chicos crecen y ya no se habla tanto de ellos, el matrimonio comienza a ser solo una costumbre de bienes. Pero si creo que quizas, ante algunas circunsantacias, perdemos un poco esa pasión de los primeros años !!! Hasta que un dia, por alguna razón y como dice tu entrada cansados de investigar en otros cuerpos u otras relaciones, se valora lo que se perdió o no se cuidó!!! Si creo que vale la pena una segunda oportunidad!!! Adelante con eso!!! Besitos cielo!!! FELIZ SEMANA!! Fer

  6. A dijo:

     
    No entiendo los compromisos formales y de cara al público,
    u oficiales, cuando dos personas se aman.
    Para amarse sólo hace falta una cosa: amor.
     
    Bueno, soy idealista, lo sé, pero pienso así…
     
    Un beso
     
     
    SV
     

  7. NORHA E. dijo:

    Dejar de ser esposos para ser amantes… es quiza una maravillosa eleccion para salvar el amor…
     
    besos Pedro.
     
    PD. te invito a mi blog hay alli dos cosas que te encantaran, la musica! y el album de fotos…

  8. Ana Ligia dijo:

    Y bueno, por qué no? a veces la rutina mata no el amor sino la convivencia y cada quien es libre de amar como mejor se sientan, al fin y al cabo cada quien es dueño de su vida y de sus acciones.  Lo importante es sentirse bien con uno mismo y no herir a más nadie.
     
    Que viva la libertad de expresión en todo.
     
    Viste?, vine a ponerme al día.
     
    Cuídate un mundo caballero
     
    Un beso en tus mejillas
     
    Anny

  9. leni dijo:

    No me lo creo ni borracha…jajajaj
    Donde no hubo..no se retubo.
    Mira…….
    Leni

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s