Aquellos de veranos en mi pueblo blanco

 

Aquellos veranos de adolescente en el pueblo, inolvidables y que desde la distancia se ven ahora idílicos. Recuerdo las tarde en la alberca, no teníamos piscina, con el agua fría y limpia, sin cloro  y con algunas algas y ranas. Luego corretear por la huerta, arrancar una lechuga , lavarla y comerla, o bien un racimo de uvas de la parra.

Aquellas noches de verano en un patio de mi casa, sentados en mecedoras, comiendo helado y escuchando historias que nuestros mayores la mayoría de las veces se inventaban. A veces íbamos al cine de verano y nos sentábamos en sillas de enea con una “Casera” de naranja a soñar con ser el protagonista de la película.

Y aquel veranos que hubo una invasión de polillas gigantes que inundó todo el pueblo. Mi madre que no puede verlas lo pasó fatal.

Las estancias en el campo en un cortijo sin luz ni agua corriente, que nos obligaba a ir la pozo con los mulos llevando los cántaros a cuesta. A veces acompañaba al vaquero y le ayudaba con el ganado: ¡jaboneraaaaa!, ¡camperoooo!. Y noches durmiendo al raso, en la era, para ver las estrellas e identificarlas: el carro, el dragón, etc. Nos alumbrábamos con un carburo, un ingenioso aparato  donde mezclando piedras de carburo cálcico y agua se producía metano que quemábamos obteniéndose una luz intensa y brillante. Y recuerdo aquella niña tan guapa del cortijo de al lado que sonreía al verme…

O cazando grillos y avispas. Yo llegue a extremos de gran perfección en la caza de estos insectos aunque me picaron una y mil veces.

A veces entrábamos en cuevas, por supuesto que los padres no se enteraban. Había una llena de murciélagos enormes que se bajaba con cuerdas y otra con entrada tan angosta que solo cabía a duras penas tu cuerpo pero que poseía pequeñas estancias con estalactitas.

Ir a cazar pajarillos con mi escopeta de aire comprimido era otra de las aficiones, aunque ahora eso ya no se pueda hacer.

Las excursiones a la sierra para coger palmitos o el fruto de esta planta que allí llamábamos palmichas, los atracones de higos chumbos, de higos consumidos en el árbol al amanecer o de melón y sandía puestos a enfriar en un pozo. Los pozos…siempre me fascinaba mirar desde el brocal y pensar si vivía algún monstruo en el fondo del mismo.

Ir a pescar barbos al Guadalete y bañarse en ese río. A veces desnudos porque se nos olvidaba el traje de baño. Así que sin saberlo yo de pequeño era naturista, jejejje.

Luego ya mis padres decidieron veranear en la costa y mi mundo tomó un giro diferente. Pero esa es ya otra historia.

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Aquellos de veranos en mi pueblo blanco

  1. Ana dijo:

    Como se nos quedan grabados los veranos de nuestra infancia. Todo era inocencia y felicidad. Aquellos tiempos fueron estupendos ¿a que sí? Espero tu visita. Besos. ANA

  2. Mª JOSE dijo:

    ¡¡AINSSSS AQUELLOS VERANOS DE INOCENCIA .HACIENDO DE DETECTIVES ,BUSCANDO SALTAMONTES Y CONTANDO HISTORIAS DE MIEDO EN LA PUERTA DEL CEMANTERIO!!!
    MIS MEJORES VERANOS SIN DUDA EN MI PUEBLO.MAÑANA ME VOY ALLI ..PERO YA NO ES IGUAL.
    BESOS Y SE FELIZ .CERES.

  3. leni dijo:

    Que suerte poder haber disfrutado de una niñéz así…
    Y contarlo con la soltura y la añoranza que lo haces.
    Eras muy travieso y atrevido.
    Algo te queda..jajajaja
    Yo no añoro esa etapa de mi vida .Mas bién la
    mandé a paseo hace tiempo.
    Pero eso también es otra historía.
    Gracias por compartir la tuya.
    (Me gustan las cuevas…pero cazar pajarillos no)
    Beso
    leni

  4. A dijo:

     

     
    Me das mucha envidia. Me pasa igual que con mi madre cuando me
    cuenta sus veranos de la niñez. También hay bichos que son cazados,
    ranas, balsas, casetas en los árboles, arcos y flechas, excursiones al
    campo, mucha playa…
    Y es que a mi me gustan todas esas cosas.
    Es divertido hacer esas cosas!
    Yo no he podido. Cuando yo era niña, en verano se llena mi pueblo de gente
    y es imposible que te dejaran sola en el pinar o algún lado. Ya sabes,
    el peligro de andar sola. Además, ni ranas, ni balsa, ni casetas en los
    árboles…Sólo a jugar de manera controlada en el lugar apropiado.
    Y de repente a todos les da por hacerse mayores, sobre todo a las chicas,
    y con muy poca edad se ponen a beber, a fumar, a querer ir a la discoteca…
    Puffff….nunca he compartido todo eso. A mi me gustan vuestros
    veranos…
     
    Deberías volver. O acaso las ranas también se fueron como tu niñez?
    No me extraña…
     
     
    Un beso.
     
     
    SV
     

  5. ANTONIA dijo:

    Estas entradas tuyas me llenan de nostalgia, tu niñez guarda cosas en común con la mia, yo siempre viví en pleno campo hasta los 14 años, la etapa más desenfadada y feliz de vida, me sentía como un complemento más, ahora me puede mucho ir allí es donde más echo de menos los que no están, ahí lugares que no puedo visitar me atrapa el sentimiento del paso del tiempo y me hace tomar conciencia de muchas cosas…. Un beso

  6. Montserrat dijo:

    Preciosa recreación, Pedro, de tu pueblo, tu infancia, tus despreocupadas vacaciones, vistos desde la sentida y dulce nostalgia de un corazón poeta. Me encantan tus entradas y tu música porque contagian energía, optimismo y ganas de vivir. Sólo desearte que, transcurridos 20, 25, 30 años de aquellos felices días, puedas volver al mismo lugar, que posiblemente sea ya muy distinto, acompañado de alguien a quien quieras de verdad y que puedas ir desgranando y compartiendo con ella tus recuerdos a cada paso, en cada esquina.
    Ah, la acuarela del pueblo es realmente preciosa, ¿De qué artista es?
    Un abrazo

  7. Pedro dijo:

    Gracias por todas vuestras palabras. Yo no cambiaría mi infancia por ninguna otra a pesar que me he convertido en un ser de asfalto con vocación universal. Porque gran parte de lo que soy se lo debo a mi pueblo.
    La acuarela es de Ana del Campo, pintora madrileña http://www.anadelcampo.es/

  8. Mell dijo:

    Un abraço de Brazil!

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s