Puerto Rico, isla del encanto

  
 
 
 

Nuestra empresa no tiene ya fronteras, por lo que nuestro puesto de trabajo puede estar hoy aquí y mañana allá y bla, bla bla,…. Quien quiera tener futuro aquí tiene que pasar por la experiencia de trabajar fuera de España algo que se le tendrá muy en cuenta y bla, bla, bla,…

Bien dije yo una tarde, me apunto voluntario para trabajar fuera.

Ringg, ringg, rinngg, ( a la mañana siguiente), ¿Pedro?, que si que contamos contigo, la semana que viene te vas para Puerto Rico…¿pero que plan tenéis? respondí yo. Yo sin un plan no me voy.

Al dí siguiente… Ringg, ringg, rinngg, Pedro soy… tu director general, esto que… te vas para Puerto Rico voluntario o por el otro sistema?. Voluntario por supuesto Sr Director Gral, le respondí yo. Estaba seguro de ello, Pedro, cuento contigo. A sus pies Sr Director General.

Y vamos que si me fui. Preparé las maletas, me sacaron los billetes de avión y una estancia en un hotel y en un plis plas me planté allí

Recuerdo que al llegar note un calor sofocante, acababa de llover tanto que me dije que no lo soportaría  y un ruido coquí, coquí, coquí de la famosa rana del mismo nombre que no se ve pero que las hay por millones en la isla.

Fue un experiencia apasionante en lo profesional y en lo particular. Encontré una isla con unos paisajes bellísimos y exuberantes, unas comodidades, seguridad y sanidad de primera y unas gentes amabilísimas.

Puerto Rico respira España por los cuatro costados. La capital San Juan es como Cádiz, al borde de una bahía, con un fuerte a su entrada y la Puerta de Tierra. Luego hay otras bellas ciudades como Ponce o Fajardo de gran sabor colonial.

Allí se habla un español bastante correcto, idioma que es el oficial en todos los ciclos de enseñanza. Puerto Rico tiene siete universidades para una isla de extensión como Asturias.

Cuando a Puerto Rico se le dio estatus de Estado libre asociado y llegó la democracia  la economía creció y la emigración se cortó. Hoy en día es la isla mas próspera del Caribe.

Allí me desenvolvía sudando la gota gorda porque tenía que ir trajeado a trabajar, pero luego el tiempo libre lo dediqué a la naturaleza, a ver monumentos históricos, a bailar merengue y a beber piña colada la bebida de la isla.

Entendí bien  lo que es la Hispanidad, lo que significa nuestra sangre mezclada con la aborigen. Porque a los dos días de residir me sentía como en mi casa, porque era mi casa, porque allí todo me recordaba a España.

“Isla del encanto” pone en las matrículas de sus coches y realmente es así, uno de los países mas hispánicos de América.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Puerto Rico, isla del encanto

  1. leni dijo:

    Me apunto voluntaria para trabajar fuera¡¡¡¡¡¡¡jajaj
    Puerto Rico…Rico Puerto..
    Bla.bla,bla…
    Por Dios la cantidad de sitios que estoy conociendo¡¡
    Que paisajes..y que cataratas..
    Trajeado??Merengue..mmmm
    Piña colada..mas mmmmm
    Seguro que viste mas de un monumento..
    Beso
    Leni

  2. Silvita dijo:

    Guau!!! qué envidia sentí!!!
    Qué bueno eso de irrecopilando experiencias diferentes… y sobre todo si son tan gratas como te fue a tí…
    Eres un afortunado… al menos así te he pensado yo cuano he leído esto.
    Me apuntaré esta tierra en mi lista de "viajes a realizar algún día…" (cuando tenga tiempo y dinero… jejeje)
    Besitos de colores Pedro.

  3. A dijo:

     
    Es lo que intento explicar siempre que digo que me siento ciudadana del mundo.
    Y no es frase hecha. En realidad hoy en día no sabe uno dónde acabará o por dónde
    pasará, con lo que pensar en la palabra frontera me asfixia.
    Yo tengo una imagen dulce de los pueblos americanos, bueno, de los pueblos
    latinoamericanos. Y de sus gentes. Siempre he pensado en eso que cuentas
    de la amabilidad y cordialidad para los españoles a pesar de haber sido
    verdugos y asesinos en sus orígenes.
    Y bueno, esas imágenes son preciosas! No me extraña que quisieras ir! xD!
    Así que piña colada y merengue…..ayyyyyyyyy….jajaja!
     
     
    Un besito
     
     
    P
     

  4. Perla dijo:

    Coincido contigo, Pedro. Tengo la fortuna de haber conocido Puerto Rico. Es una isla maravillosa, con gente igualmente maravillosa y unos paisajes espectaculares. De eso hace muchos años. Hoy me gustaría volver, porque me he vuelto fanática de la salsa, ritmo caribeño por excelencia y qué mejor exponente que Puerto Rico, de donde han salido muchos salseros de renombre. Lo dicho..cuando pueda, me daré un saltito por ahí, para echarme unos bailitos salseros acompañados de Piña Colada.Besitos de nácar.

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s