El dulce jugo de la vida

 

Bebió el dulce jugo del placer 

Apuró hasta la última gota,

Rápido y presuroso

Gozó de aquellos sabores embriagantes

 

Y luego, en la madurez de su vida

Descubrió que lo importante no era beber mucho

Ni siquiera solamente elegir el licor

Sino, además, el saborear una sola copa

Sin prisas

Porque había una eternidad para ello

Pero cuando lo supo

Pensó que quizás fuese ya tarde

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El dulce jugo de la vida

  1. anicha dijo:

    es el dulce pecado de la juventud querer beberlo todo hasta la ultima gota en un solo instante, dicen que con la vejez ganamos experiencia, pero una vez viejos ¿que hacemos con ella? yo postulo que nunca es tarde para aplicar lo aprendido.abrazos Pedro.

  2. A dijo:

    También hay momentos para equivocarse.Y no es tan horroroso. De los errores aprende uno mucho, aunque siempre solemosrepetir errores…..algunos errores en particular.Nunca, nunca es tarde para nada.:DUn besoÄfrica

  3. ANTONIA dijo:

    Nunca es tarde, yo siempre he creído que más vale saber que no se ha sabido saborear la vida de forma correcta, aunque creamos que sea tarde, que no saberlo nunca. Mientras nos quede un aliento de vida, abra algo que saborear, algo por lo que sonreír. Incluso en el amor, nunca es tarde para amar, lo importante es conocer el amor y poder ver su luz al final del corredor, podemos llegar a ella y inundarnos de su claridad… Besos, Antoñi

  4. Una dijo:

    Cuando se es joven por las prisas de querer experimentarlo todo.Y cuando se esta en la madurez porque piensas que se esta acabando el tiempo.LLega un momento que te das cuenta que nunca es tarde para hacer balance y saber lo que quieres. Si correr y beberte el mundo a grandes sorbos o a sorbitos pequeños saboreandolo bien y sobre todo estando agustito.Besos, Una

  5. Colette dijo:

    Los niños pequeños nunca andan, siempre corren…lo que cansa mucho a los adultos!!! Planteas aqui una cuestión que me hice muchas veces y a la cual no tengo respuesta: ¿Qué es mejor? : vivir a mil por hora sin mesura y morir joven o cuidarse y acabar mucho más tarde pero mal también. Disfruta y… cuídate, jijiji.Un abrazo.

  6. leni dijo:

    Si tienes una eternidad nunca es tarde.Beber sin prisas.saboreando cada sorbo …Lo demás no merece la pena y te emborracha.Te hace refugiarte en licores que al finál amargan.El jugo de la vida es un regalo que no hay que despediciar..Porque no es el jugo lo que se termina..si no la vida.Un beso Pedro.Leni

  7. Loli dijo:

    Las primeras cuatro líneas, casi describirían mi vida (felizmente joven e imprudente)… las siguientes cuatro, también (felizmente adulta y con responsabilidades ante la vida). Justo ahora, cuando sobrepasé el borde de los 40, descubrí que es mucho más placentero, saborear despacio, enriquecerse con los aromas, los sabores, los paisajes; decidí que no hay prisas que justifiquen pasar la vida brevemente. Yo creo que nunca es tarde, aún cuando sea el último segundo de nuestra existencia.Leer este breve relato, me ha hecho percatar, de la sonrisa en rostro, de la paz que siento dentro de mi y de lo feliz que soy, tengo un algo indescriptible y maravilloso que me embarga, revolotea en mi pecho, y me cubre toda. Saludos,

  8. Estrella dijo:

    Lo bueno si breve… dos veces bueno

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s