Fox Trot

(imprescindible altavoces) 

No tenía que haber venido. Yo no pertenezco a este ambiente. Esta fiesta en el lujoso hotel donde todas las chicas visten moda de marca y lucen costosísimas joyas. Y yo aquí con mi traje sencillito de modistilla, vamos, el único que tengo para salir, mis pendientes de bisutería de mercadillo y mis medias de seda que he tenido que empeñarme para conseguirlas. Yo que huelo a agua de colonia de la corrientita, que apenas me maquillo, me veo aquí rodeada de efluvios de vete tu a saber que sofisticados perfumes.

Y mi amiga que, luego de conseguir las dos invitaciones, llega y me deja sola mientras ella anda por ahí en plan Mata Hari. Yo nunca he estado mas que en bares normales y en las fiestas de mi pueblo, me pregunto que hago aquí. Incluso el portero del hotel nos miró de arriba abajo desconfiado, ¡por Dios que estamos ya en 1920!.

 Estoy bebiendo un cóctel de nombre impronunciable y no tengo ni idea que lleva pero que me ha subido la color a la cara y me hace mirar con ojos chispeantes.

Miro de soslayo a ese chico del fondo, alto, pelo negro y perfectamente peinado, de traje impecable y zapatos lustrosos. Y no me puedo creer que me haya sostenido la mirada mientras yo, tímida, he rehuido la suya bajando los ojos. Se que no puede ser edad, un chico de ese tipo, solo mirará a tanta chica sofisticada que van y viene por este salón. Será un niño rico, de esos que usan deportivo inglés, se visten en París y veranean en San Sebastián usando ropa de sport. Ahora mi timidez no me permite mirarlo con descaro y lo hago solo por instantes, con disimulo. Estoy segura que ojos  negros se clavan en mí. Me tiembla todo el cuerpo y no puedo moverme de aquí aunque me gustará salir huyendo. Seguro que tiene agradable conversación y que huele a gloria. En fin.

Suena la música de la orquesta “big band”, veo que muchas parejas van hacia le centro de la pista a bailar. Se oye la música de un fox trot. Las manos me tiemblan, tengo un nudo en el estómago, mi corazón está acelerado y de un  momento a otro me va dar un síncope: el chico viene hacia mi, lo sé, me sigue mirando mientras se acerca y está ya a solo unos metros, alto, poderoso, desafiante. Estoy segura que me va a sacar a bailar. El galán mas guapo de la fiesta y yo aun no me lo creo. Que  las doce de la noche sean muy, muy tarde y que la carroza no se convierta en calabaza.

    

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Fox Trot

  1. anicha dijo:

    que viaje en el tiempo ! me encantan los años 20 decada de tanto esplendor de sutiles extravagancias y rebeldia, la tregua entre dos grandes guerras epoca de grandes pensadores, si volviera a nacer elegiria los años 20saludos

  2. Kapricornio dijo:

    Porqué será que muchos no reconocen que les encantan estos sones? Quizás tengan miedo de que se les tache de fuera de onda. La verdad es que tienen su gancho y su chispa como la coca cola, jo pues a mi me gustan.Un abrazo.

  3. Estrella dijo:

    gracias por hacerme recordar los días de baile!!! he terminado contando los pasos para memorizar el baile, thank you!

  4. A dijo:

    Yo lo hubiera llevado fatal en los locos años 20!No por lo locos, sino por el baile, que no sé, jajajajaja!Un besoÄfrica

  5. Colette dijo:

    El Fox Trot. Este post me trae muchos recuerdos de mis padres, les encantaba bailar y lo hacían muy bien. A las tres hijas nos quisieron apuntar a clases de baile pero yo siempre me negué, era un mundo tan alejado de lo que soy. Resultado: una aplasta los pies del caballero, no se deja llevar sino todo lo contrario …y se muere de la risa, un desastre ambulante! En otra vida tal vez. Merci ami.

  6. ANTONIA dijo:

    Si te contara, que igual te lo cuento, lo que he pasado para leer esta entrada, un relato corto leído en tres actos…. bueno te cuento, me he quedado yo admirada por la sofisticación de esta sencilla y linda muchachita, que triste vida la de la mujer. Tener que dejar la iniciativa al hombre… y digo yo y si este nunca la tiene??, pobres abuelas las nuestras reprimidas y frustradas por el mal hablar de la gente. Como si ellos hubieran tenido que vivir sus vidas…. besos, Antoñi

  7. leni dijo:

    UyyyyyyyyyyyAdemás de divino eres adivino???Y si pierdo los dos zapatos??? jajajajaComo va a encontrarme el príncipe¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Que bonito ese baile…………..Es cuestión de contar …los pasos.Me encanta el ritmo.Que buena tu entrada Pedro.Como sorprendes.Beso …con ritmo

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s