El mirlo

Érase que se era un mirlo joven. Acababa de emanciparse y aun recordaba el día que su madre lo echó del nido y, creyendo que lo había abandonado, pero comprobó que seguía llevándole de comer muchas lombrices. Comprendió  que ella quería acostumbralo, poco a poco, a los peligros del mundo real.

Y nuestro mirlo aun con su primer plumaje grisáceo emprendió el camino de busca un espacio para él y en buscar una compañera. Voló y voló abandonando el parque de la ciudad donde nació y llegando a una pradera enorme. Allí, junto a una gran charca encontró comida abundante y arbustos espesos donde resguardase de los enemigos.

Y un día la conoció. Era un ave de plumas pardas, blancas y negras con una cresta en la cabeza. Su vuelo era elegante y vistoso. Todos los días la veía ir a beber a la charca o cazando pequeños insectos y gusanos. Estudió sus hábitos y localizó su nido en el hueco de un árbol.

Sintió envidia de tan bello pájaro, él que tenía un color negro grisáceo mate y un volar no tan elegante. Y de tanto observarla quiso conocerla, pensó que a lo mejor simpatizaban y quien sabe…

Y un día la siguió hacia su nido y se acercó a ella. La respuesta  de la abubilla fue fulminante lanzando desde una glándula situada bajo su cola un chorro de líquido pestilente que, afortunadamente, solo impactó en una de sus patas. El olor era nauseabundo y nuestro mirlo voló raudo a la charca para mojar sus patas en ella.

Y comprendió que su vida estaba con los suyos y que la belleza no lo es todo. Pasó el tiempo y mudó su plumaje convirtiéndose en un bello mirlo negro azabache y brillante, de pico amarillo. Y voló por la pradera alborozado buscando una mirlette con la que formar una familia. Y quizás si tenía suerte podrían tener un mirlo blanco porque nada es imposible.

Y colorín colorado…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El mirlo

  1. Morgana dijo:

    Este cuento se ha acabado.Muchas veces no nos damos cuenta de lo que somos,de todo nuestro potencial ,quedándonos abrumados por la belleza de otras personas vacías de corazón.El mirlo de tu historia al igual que los humanos,se dejó llevar cegado por lo superficial,hasta que se dió cuenta de lo hermosos que era.
    Un bello cuento Pedro.
    Besos a tu alma.

  2. Antoñi dijo:

    Cuentos para pensar de Jorge Bucay , es muy merecedor tu cuento de ser englobado dentro de ese libro. Como dejarlo escrito en la capacidad de razonamiento de cada cual; nadie es mas que nadie, ni por belleza, color de piel, inteligencia, poder adquisitivo… porque así lo sienta y lo crea él o los demás, por lo tanto menospreciarse frente a otro ser humano es casi tan deplorable como permitir que te lo hagan. La mediocridad en mi forma de ver la vida, viene pautada por otras cosas, como la falta de honorabilidad en los sentimientos, en la forma de tratar a los demás, en someter la dignidad de los otros a tus intereses… Lo bello en apariencia, es insulso, la belleza es un conjunto de cosas que ademas de agasajar las vista, te inflama interiormente de sanciones agradables, relajantes o incluso reactivan tu energía, elevándote los sentidos… en fin, como ves, aquí cada cual puede reflexionar en mil formas…
    Besos

  3. Anny dijo:

    Me ha encantado este otro cuento, y de nuevo pienso que no es malo intentarlo porque en el intento esta el aprendizaje, o la suerte, o el cambio, simplemente no eran compatibles y se encontro con su mirleta y mira que lindo pajarillo nuevo engendro. Y como diria mi abuelito cuando finalizaba de contarme un cuento, me subo en un potro, parq que me cuenten otro! un beso Pedro

Deja una reflexión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s